Días Mundiales y oportunidades de cambio: tuberculosis y agua

Comienza una nueva semana mientras los rescoldos de la entrada del pasado viernes no se han apagado aún del todo. Pero la semana pasada era una semana cargada de eventos o conmemoraciones de esos que entre otras cosas pretenden hacernos reflexionar y quizás cambiar alguno de nuestros hábitos de vida.

Así, el sábado 24 se recordaba el Día Mundial contra la Tuberculosis, tal y como nos recordaban desde la sección para familias de la Asociación Española de Pediatría (AEP). A pesar de no tratarse de una de las cinco epidemias que más gente ha matado, se calcula que unos 200 niñ@s mueren al día por la mismaMédicos Sin Fronteras nos recordaba que el auge de formas multirresistentes nos sitúa en riesgo de una crisis de salud mundial. Se hace más necesaria que nunca una buena ayuda al desarrollo que permita acabar con la tuberculosis, tal y como nos relataba Ernest Aibar i Molano en 3500 Millones.

Y dos días antes, el pasado 22, se celebraba el Día Mundial del Agua cuyo lema para este año ha sido El Agua y la seguridad alimentaria. Hace unos meses os hablaba de Ryan Hreljac y cómo un niño de 6 años puede marcar la diferencia (en la actualidad son 750.000 las personas con acceso al agua gracias a su iniciativa); también, de forma más reciente, os dejaba el testimonio de Charity Water que lleva agua salubre a más de 2,5 millones y medio de personas, y que fue fundada a partir de una idea de Scott Harrison. Ambas nos las trae al recuerdo también José Antonio Ritoré en 50 litros de agua y una idea, una iniciativa de ONGAWA, Ingeniería para el desarrollo humano relatada por Alberto, Jorge e Itziar en el blog 50 litros y que responde a una idea tan simple como potente: 3 personas, 21 días, 50 litros, o dicho de otra forma, cómo vivir con 1/3 de lo que habitualmente consumimos. También nos la cuentan Agustín Moya Colorado y Alejandro Jiménez, de ONGAWA, en 3500 Millones.

Otra de las historias nuevas para mí es la que descubría gracias a Cristóbal Buñuel:

Rocío Román nos cuenta en el blog Inspira, de la Fundación Roger Torné (que trabaja en torno a la infancia, la salud y el medio ambiente) que aproximadamente 6 millones al año – 29.000 al día y 21 por minuto-  de niños y niñas menores de cinco años mueren por la desnutrición y la falta de agua potable y nos habla después de la historia del padre Giuseppe Argese, de 78 años, misionero de la Consolata, afincado en Kenia desde hace más de cuarenta años (…). El padre Argese es el principal artífice de la llamada Montaña del Agua o conocida también como  la Catedral del Agua, contando con la ayuda de algunas organizaciones no gubernamentales, especialmente la española Manos Unidas y la alemana Miseror.

Giuseppe Argese llegó a Tuuru (Kenia) en 1967 para atender un centro de acogida de poliomielíticos al que estaba destinado y rápidamente se dio cuenta de la necesidad de buscar soluciones para dar de beber a la población. Inmediatamente, su objetivo fue buscar y canalizar el agua para acercarla donde era necesaria. La encontró en el bosque Nyambene, un bosque húmedo y tierra sagrada de la tribu de los meru, al noreste del monte Kenia, 26 grados de latitud norte, 76 grados de longitud este.

Sin conocimientos de ingeniería ni carpintería, capitaneados por el padre Argese se han construido dos presas capaces de atesorar cerca de 70.000 metros cúbicos de agua, se han tendido 381 kilómetros de cañerías y practicado tres túneles de más de 700 metros de longitud en total. Sobre todo, ha proporcionado agua potable a 270.000 personas, 43.000 cabezas de ganado bovino y más de 20.000 ovejas y cabras a través de 5.088 grifos particulares, 201 en instituciones públicas y 149 en fuentes o quioscos. Además ha cambiado la vida de miles de familias, niños y niñas, que antes debían ir en busca de agua y que ahora pueden ir a la escuela.

Manos Unidas en su última campaña de febrero trabajaba con el lema La Salud: un derecho de todos, ¡actúa! El padre Argese ya ha comenzado la realización de un tercer embalse y ha puesto en marcha un comité del agua para la supervisión de su abastecimiento y sensibilización en el consumo. Acciones de esta magnitud nos permiten explorar y valorar las posibilidades individuales que tenemos de reducir nuestra huella del agua o impacto hídrico.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Días Mundiales y oportunidades de cambio: tuberculosis y agua

  1. Pingback: My Tuesday Times (48) | Hij@s de Eva y Adán

  2. Pingback: Lo que el 2012 nos dejó… | Hij@s de Eva y Adán

  3. Pingback: Lo que el 2012 nos dejó… | Hij@s de Eva y Adán

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s