El amor en los tiempos del cólera

…o el cuidado de los niños en los tiempos del cólera.

La epidemia de cólera que sufre Haití ha matado ya a más de 250 personas, pero son miles los infectados. Parece ser que la vía de contagio es el agua contaminada que procede del río Artibonite. Se teme por la extensión de la epidemia en la capital del país, en donde todavía se han diagnosticado muy pocos casos. Lo favorece la situación en la que ha quedado Haití tras el terremoto.

En las semanas posteriores al terremoto, y con la ausencia de intraestructuras, funcionó la solidaridad entre madres, que se ofrecían a amamantar a los bebés cuyas madres aún no tenían suficiente leche. No se disponía de leche artificial ni se podía hacer depender a los niños de alimento tan escaso.

Aunque el número de niños heridos o muertos todavía no está claro, son los más vulnerables a la bacteria que produce el cólera. Lisa Laumann, de la ONG Save de Children, dice:

Las condiciones en muchos de los campos de aquí son todavía precarias, con cientos de familias hacinadas y escombros esparcidos alrededor de las tiendas. En algunos de los campamentos temporales más alejados, las familias no son capaces de llegar a las fuentes de agua instaladas por los organismos de ayuda. Y, por supuesto, a los niños que viven en los campamentos les gusta jugar. Es la época de las lluvias y si ven un charco a menudo quieren saltar en él o lavarse las manos con su agua. Pero estos juegos inocentes podrían ser letales si el cólera se propaga a la ciudad.

El Director de Salud de UNICEF, Jean-Claude Mubalama, insiste en el mayor riesgo de enfermedad grave en los pequeños:

Los niños menores de cinco años son especialmente vulnerables al cólera porque se deshidratan con más rapidez, con lo que es crucial hospitalizarles rápidamente.

Ya desde el dos de marzo de 2010, la CDC (Centers for Disease Control and Prevention, organización gubernamental de Estados Unidos) comunicaba la posibilidad de cólera tras el terremoto de Haití, indicando las medidas necesarias para prevenir el brote y tratarlo (más información, http://emergency.cdc.gov/disasters/earthquakes/haiti/waterydiarrhea_pre-decision_brief.asp). En esta situación se precisan infraestructuras higiénico sanitarias suficientes, educación para mantener la higiene, proteger a los bebés con lactancia materna (evitando la leche en polvo que debe mezclarse con agua) y, para los ya afectados, tratamiento con soluciones de rehidratación (si aún toleran líquidos por boca) o rehidratación intravenosa.

Vídeo con imágenes recientes de Telesur:

Información actualizada en Biovigilancia (extensión, tratamiento incluyendo resistencias bacterianas, etc.): Operational Biosurveillance Worlwide.

Mapa mundial de alertas epidémicas, en el que podemos conocer la extensión del cólera introduciendo “cholera” en Buscar o introducir otros datos más precisos en la Búsqueda avanzada.

Y para la despedida, L’Artibonite. Una canción popular de Haití en versión de jazz:

Nieves de Lucas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El amor en los tiempos del cólera

  1. Pingback: Repaso semanal a la blogosfera (25 a 31/10/2010) | Maynet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s