Hace un año (marzo 2011)

Finalizó ayer el mes de marzo. Hoy, día inusual últimamente, comienza un segundo trimestre de este año en un clima social de incertidumbre y pesimismo ante la coyuntura socioeconómica. Paramos un momento las máquinas y echamos la vista atrás para releer con calma lo que decíamos durante el mes de marzo pero de hace doce meses.

  • Dejaba referencia en la primera de las entradas publicadas entonces sobre diversas cuestiones relativas a la publicación de imágenes de menores en la red: Menores, imágenes e Internet.
  • Comenzaba asimismo una serie de entradas con la intención de ayudar a proteger la lactancia materna, especialmente desde el ámbito sanitario, donde podemos tener la tentación fácil de suprimirla ante cualquier eventualidad adversa. Meses más tarde llegaría el mismo mensaje en vídeo, con el testimonio del origen de esta cuestión para mí.
  • Creo que puedo decir, sin temor a equivocarme demasiado que marzo de 2011 fue el mes del despegue de la poesía en el blog, Rubén BladesPablo Neruda nos dejaban sus versos en torno a las prohibiciones, y Eduardo Galeano, a quien recientemente confesaba como fuente de gran inspiración en estos meses, nos hablaba de lo imprescindible de no renunciar al derecho a soñar, a construir otro mundo posible según nuestros sueños (cosas que tiene echar la vista atrás… acabo de descubrir que esta fue la entrada en la que nos conocimos, en el sentido 2.0 de la palabra, Rosa y un servidor; por si todavía queda alguien que no lo sabe, Rosa tiene un estupendo vídeoblog de educación en salud, tiempo os está faltando para visitarlo…):
  • Las efemérides anuales nos sirven, o deberían hacerlo, para recordarnos tareas y objetivos pendientes. Al igual que este año, también el año pasado me acerqué a las cuestiones sobre la discriminación racial y la tuberculosis. Pero el año pasado también me acercaba, con motivo del Día de la Mujer ((trabajadora), ¿alguna no lo es?), a la cuestión de lo vital de educar a niñas y mujeres.

Y la dosis musical, doble, para recordar no sólo a Rosa, que también, sino la necesidad que seguimos teniendo en estos días inciertos de comenzar una revolución:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s