Muerte, vida y esperanza

Leo esta misma mañana de puño y letra de José Antonio Ritoré en La regla de William historias de esperanza que resucitan gracias a Internet, cuatro historias que hablan de muerte (escondida tantas veces en nuestra sociedad, como el sufrimiento, y que no dejan de ser la otra cara de la moneda…), de vida y, por encima de todo, de ESPERANZA y que os recomiendo encarecidamente que leáis. Son las historias de:

La misma esperanza, basada en el amor y la dignidad, que brota de las siguientes palabras que siguen resonando más de cuatro décadas después desde el corazón de ese continente que seguimos creyendo que tiene poco que ofrecernos, África:

Desearía encender una vela y ponerla en la cumbre del monte Kilimanjaro para que ilumine hasta más allá de nuestras fronteras, dando esperanza a los que están desesperados, poniendo amor donde hay odio, y dignidad donde antes sólo había humillación. No podemos, a diferencia de otros países, enviar cohetes a la luna. Sin embargo, podemos enviar cohetes de amor y esperanza a todos los seres humanos, nuestros prójimos, dondequiera que se encuentren.

 Julius Nyerere (1922-1999), discurso en 1959

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Muerte, vida y esperanza

  1. ¡Mil gracias, Rubén! Un abrazo.

  2. Pingback: Héroes sociales 2.0 (I) | Hij@s de Eva y Adán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s